Psicología organizacional

Ética profesional: Qué es y cuales son sus beneficios

La ética profesional es uno de los criterios más valorados en el mercado laboral. La buena conducta en el ambiente de trabajo puede ser el pasaporte para una carrera exitosa. Pero después de todo, ¿qué define una buena ética de trabajo y cuán importante es? ¡Continúa!

La vida en sociedad, que valora y respeta el bienestar de los demás, requiere algunos comportamientos que se asocian con la conducta ética de cada individuo. La ética profesional se compone de las normas y valores de la sociedad y del entorno laboral en el que vive una persona.

En el entorno empresarial, la ética profesional aporta una mayor productividad e integración de los empleados y, para el profesional, añade credibilidad, confianza y respeto al trabajo.

Sin embargo, todavía existen muchas dudas sobre lo que es la ética, por lo que antes de hablar de ética profesional es importante entender un poco sobre lo que es la ética y cuál es la diferencia entre ética y moral. Compruébalo:

El profesional ético es, por supuesto, admirado

 

¿Qué es la ética?

La palabra Ética deriva del griego y presenta una transliteración de dos ortografías distintas, êthos que significa “hábito”, “costumbres” y ethos que significa “morada”, “refugio protector”.

A partir de esta raíz semántica, podemos definir la ética como una estructura global, que representa la casa, hecha de muros, vigas y cimientos que representan las costumbres. Así, si estas costumbres se pierden, la estructura se debilita y la casa se destruye.

En una visión más completa y contemporánea, podemos definir la ética como un conjunto de valores y principios que guían el comportamiento de un individuo dentro de la sociedad. La ética está relacionada con el carácter, una conducta genuinamente humana y arraigada que viene de adentro hacia afuera.
La ética está relacionada con el carácter, una conducta genuinamente humana y arraigada.

 

¿Cuál es la diferencia entre la ética y la moral?

Aunque la ética y la moral se utilizan a menudo de manera similar, ambas tienen significados distintos. La moral se rige por leyes, reglas, normas y estándares que se adquieren a través de la educación, el ámbito social, familiar y cultural, es decir, pero algo que viene de fuera hacia dentro.

Para el filósofo alemán Hegel, la moral tiene dos aspectos, la moral subjetiva asociada con el cumplimiento del deber por la voluntad y la moral objetiva que es la obediencia de las leyes y normas impuestas por el medio ambiente.

Sin embargo, la ética y la moral van juntas, ya que la moral se somete a un valor ético. Así, una ética individual, cuando se arraiga en la sociedad, se convierte en un valor social que se instituye como ley moral.

La consecuencia de un comportamiento no ético es una afrenta a los valores, el carácter y los principios de una persona, mientras que la ruptura de un valor moral se castiga y justifica según la ley que rige el medio.
La moral se rige por leyes, reglas, normas y estándares que se adquieren mediante la coexistencia.

 

Características fundamentales de la conducta ética

Algunos conceptos son fundamentales para constituir un comportamiento ético. Lo son:

  • Altruismo: la preocupación por los intereses del otro de forma espontánea y positivista.
  • Moralidad: el conjunto de valores que dirigen el comportamiento, las elecciones, las decisiones y las acciones.
  • Virtud: esta característica puede definirse como “excelencia humana” o la que nos hace plenos y auténticos.
  • Solidaridad : principios que se aplican a las relaciones sociales y que guían la vida y la convivencia del individuo en armonía con los demás.
  • Conciencia : la habilidad o percepción de distinguir lo que está bien o mal según las virtudes o la moralidad.
  • Responsabilidad ética: consenso entre la responsabilidad personal y colectiva (asumir las consecuencias de los actos realizados).

que es la etica profesional

¿Qué es la ética profesional?

La ética profesional es el conjunto de valores, normas y conductas que conducen y hacen conscientes las actitudes y el comportamiento de un profesional en la organización. Así pues, la ética profesional es de interés e importancia para la empresa y también para el profesional que busca el desarrollo de su carrera.

Además de la experiencia y la autonomía en su área de trabajo, el profesional que presenta una conducta ética gana más respeto, credibilidad, confianza y reconocimiento de sus superiores y colegas.

La conducta ética también contribuye al progreso de los procesos internos, al aumento de la productividad, al logro de objetivos y a la mejora de las relaciones interpersonales y del clima organizativo.

Cuando los profesionales y la empresa valoran valores y principios éticos como la amabilidad, la templanza, la amistad y la paciencia, hay buenas relaciones, más autonomía, satisfacción, proactividad e innovación.

Para ello, es conveniente que la empresa disponga de un código de conducta ética, que oriente el comportamiento de sus empleados según las normas y la postura de la organización. El código de ética empresarial facilita la adaptación de la colaboración y sirve como manual para la buena convivencia en .
La conducta ética también contribuye al progreso de los procesos internos, al aumento de la productividad y al logro de los objetivos.

 

Ética profesional y valor estratégico

En medio del caos nacional, los problemas políticos, la desigualdad social, la falta de infraestructura para la educación y la salud, la ética se ha convertido en una de las principales cuestiones que se abordan en las escuelas, las universidades, el trabajo e incluso en las calles.

Con una mayor conciencia de la población sobre las cuestiones morales y la responsabilidad social que las autoridades y las empresas deben asumir ante la sociedad y el medio ambiente, se ha incrementado la inspección y la recaudación por el compromiso ético de estos organismos.

Con esto, la ética ganó un nuevo valor, el valor estratégico. Las empresas se vieron obligadas a cambiar sus conceptos, romper paradigmas y presentar una postura más transparente, humana y coherente para no perder público.

En este contexto, la ética profesional, que debería ser una virtud arraigada en el individuo, pasó a formar parte de la estrategia organizativa y, por consiguiente, un diferencial competitivo en el mercado laboral.

Sin embargo, cuando la empresa adopta la ética profesional como estrategia de mercado, también contribuye al desarrollo del profesional, que necesita mejorar sus habilidades con las relaciones interpersonales y el liderazgo.

Un profesional con capacidad de liderazgo y de relación difunde valores éticos, valora la armonía en el ambiente de trabajo y pone en primer lugar el respeto por las personas y el compromiso con el trabajo.
Un profesional con capacidad de liderazgo y de relación difunde valores éticos, valores para la armonía en el ambiente de trabajo

 

Beneficios de la ética del trabajo

El profesional ético es, por supuesto, admirado, porque el respeto a los colegas y clientes es lo que hace que este empleado se destaque. La ética sería una especie de filtro que no permite el chisme, la mentira, el deseo de perjudicar a un empleado, entre otros aspectos negativos.

Y es necesario enfatizar que los líderes son profesionales éticos, o deberían serlo, para desarrollar con éxito las habilidades del puesto. Los que optan por la ética prefieren ofrecer retroalimentación, en lugar de dejar el ambiente de trabajo desarmonizado, y son honestos sobre sus propias condiciones, es decir: no inventan mentiras para estar ausentes de los fracasos.

El cultivo de la ética profesional en el entorno laboral aporta beneficios y ventajas a todos, ya que proporciona crecimiento a la empresa y a todos los implicados. Con una conducta ética bien estructurada es posible, de trabajo en equipo y de respeto mutuo entre todos los empleados.

Y con uno es posible tener profesionales más comprometidos, motivados y satisfechos.
El profesional ético es, por supuesto, admirado, porque el respeto a los colegas y clientes es lo que hace que este empleado se destaque.

 

¿Cómo es su relación con la ética del trabajo?

Algunos acontecimientos cotidianos pueden llevar a reflexionar sobre cómo tratamos la ética profesional en nuestro trabajo diario. La famosa “manera española”, arraigada en nuestra cultura, a menudo nos hace improvisar soluciones poco éticas a situaciones difíciles o prohibidas.

Por ejemplo, ha surgido la oportunidad de hacer un viaje el fin de semana, pero desafortunadamente, para disfrutar de los días fuera de la ciudad, tendrá que viajar el viernes. El profesional ético, que se siente responsable por el desarrollo de su trabajo, no usará este método e inventará casos: ir al médico, visitar a un enfermo, etc.

Tratará de negociar con el jefe el reemplazo de horas o la posibilidad de hacer la oficina en casa durante el viaje. Porque reconoce el trabajo como un compromiso y sabe que debe encontrar una alternativa honesta a lo imprevisto, cuando sea necesario.

Otra situación que pone de relieve la falta de ética puede darse en la relación con el cliente. Para no perderlo, a menudo el empleado promete soluciones que no existen y que no pueden desarrollarse en el tiempo necesario. Si esto ocurre, la sociedad pronto se desgastará.

El profesional ético no ofrece lo que no es posible entregar y trata de revertir las deficiencias declarando que tratará de encontrar alternativas rápidas. Por lo tanto, es muy importante reflexionar siempre sobre lo que haríamos en una especie de situación como las que hemos mencionado, porque nunca se sabe cuándo nos sucederá.

Por muy simples que parezcan, son conductas deshonestas y pueden rayar la ética y la imagen de un profesional. Algunos acontecimientos cotidianos pueden llevar a reflexionar sobre cómo tratamos la ética profesional.

 

10 consejos para construir una postura ética en el trabajo

Los empleados que logran establecer relaciones de calidad entre colegas y ganan la confianza de los líderes, con una postura de trabajo adecuada y resultados concretos, son los que más éxito tienen en el desarrollo de sus carreras.

Necesitas entender y respetar los límites de tu trabajo, cuidar las herramientas de trabajo y los activos de la organización, y contribuir al buen desempeño de tu equipo. Estas son las condiciones básicas para construir una postura ética en el trabajo.

Aprenda sobre otros factores importantes que ayudan en este proceso:

1. ¡Se honesto!

Siempre habla con la verdad y asume la responsabilidad de tus errores. Es mucho mejor aprender de tus errores que buscar un culpable para tus fracasos.

La honestidad es una de las principales características de un profesional ético y es una prueba de credibilidad y confianza. Sé siempre honesto contigo mismo, con tus principios, con las normas de la empresa y con los demás.

2. Respeto por el secreto

Algunas empresas trabajan con información extremadamente confidencial. Generalmente, estas condiciones se exponen al profesional dentro del contrato de trabajo.

Por lo tanto, mantener el secreto, además de serlo, puede ser importante para preservar el trabajo. ¡Respeten esta condición, guardando el secreto!

3. Ten  compromiso..

La responsabilidad y el compromiso es lo mínimo que se espera de un profesional. Si hacer tu trabajo te parece una obligación, reevalúa tu carrera y tus propósitos, porque algo está mal.

Un profesional con ética se compromete con la empresa y cumple su función con compromiso y conciencia, buscando siempre el mejor resultado para la organización, por lo tanto, esto agregará valor a su carrera.

4. ¡Cuidado!

Aprenda a diferenciar las relaciones personales y profesionales, no deje que las enemistades y la antipatía se interpongan en su desempeño o interfieran negativamente en el trabajo de sus colegas y en los resultados de la empresa.

Siempre considere la realización de su trabajo como una prioridad. Respete la jerarquía de su empresa, ya sea un líder o un empleado. ¡Sea profesional!

5. Humildad

Independientemente de la jerarquía, el conocimiento y las habilidades, entienda que nadie es mejor que nadie. La humildad y la flexibilidad son uno de los requisitos previos para el trabajo en equipo.

Sea humilde, respete a sus colegas, sea cordial y no emita juicios. Contribuir a una buena convivencia y a las buenas relaciones en el ambiente de trabajo.

6. No prometas lo que no puedes cumplir

No prometas lo que no puedes cumplir o un plazo que no puedas cumplir, o peor aún, echa la responsabilidad a otros.

Con compromiso y honestidad es posible alinear las entregas y los plazos justos sin comprometer la credibilidad y la ética profesional.

7. Saber hacer y recibir críticas

Aunque la crítica nos ayuda a crecer, mucha gente no sabe cómo hacerla o interpretarla de manera constructiva.

Así que si necesitas dar a alguien feedback, nunca lo hagas por impulso, reflexiona sobre la mejor manera de decirlo y cómo guiar la mejora. Y si recibes críticas, no las tomes como algo personal, entiende que pueden ser usadas para tu desarrollo.

8. Reconocer el mérito de los demás

El elogio sincero puede y debe ser usado en un, pero si dentro del contexto profesional. No tienes que parecer un adulador alabando al jefe.

Elogie las actitudes asertivas, lo que realmente contribuye a los resultados de la empresa o del equipo. Sepa reconocer el compromiso de sus colegas, déles los merecidos méritos y no espere recompensa a cambio.

9. Respetar la privacidad

Nunca toque el material de trabajo, los documentos o el cajón de un colega a menos que se lo pidan y, sin embargo, es algo que contribuirá al bien y al trabajo de todos.

Así como no querría que revisara sus cosas, estoy seguro de que su colega no estará contento de saber que su privacidad ha sido violada.

10. Evitar los chismes

Mantente alejado de los chismes, comentarios ofensivos y de la gente a la que le gusta juzgar y criticar a sus colegas. Algunos “chistes”, por más inofensivos que parezcan, hieren y dañan a la gente.

Si tienes un problema con alguien, llámalo para hablar y aclarar lo que le molesta. Si cometes un error, reconoce y pide disculpas, es la mejor manera de evitar malentendidos y mantener el ambiente positivo en el trabajo.

 

Ética profesional y entrenamiento

El proceso de entrenamiento saca a relucir los verdaderos valores, principios y misión de una persona y, a través del autoconocimiento, es posible ver los puntos que confrontan los propósitos y causan insatisfacción.

Así, cuando un profesional se encuentra desajustado con los objetivos de la empresa o con los rumbos de su carrera, es probable que haya un desajuste de valores. Lo mismo ocurre con la vida personal, las relaciones, etc.

Por lo tanto, los principios que guían un proceso de coaching están totalmente basados en la ética, que comienza con la relación entre el coach (profesional) y el coachee (cliente), porque si no hay credibilidad y confianza entre ellos, no hay resultados.

La responsabilidad, el compromiso y la empatía son esenciales entre el entrenador y el coachee, que establecen un compromiso ético bilateral para lograr metas y objetivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar